16 enero, 2013

Tortugas Acuáticas



 


Las tortugas acuáticas son sin duda unos de los reptiles más vendidos por su tamaño y cuidados. Sin embargo, son muchos quienes, descuidando su alimentación por desconocimiento, acaban ofreciendo una mala calidad de vida a estas tortugas que mueren al  poco tiempo. Muy al contrario, las tortugas acuáticas pueden durar durante muchos años siempre y cuando nos acordemos que son seres vivos y que necesitan un alojamiento y una alimentación adecuada. 

 




Si de verdad quieres tener uno de estos reptiles como mascota, pon atención a estas recomendaciones y le ofrecerás una vida muy longeva:


Alimentación
Su comida principal es el pienso o alimento natural como caracoles, insectos vivos, pececitos o anfibios (especiales para ellos). Las gambitas secas para tortugas es mejor incluirlas en su alimentación 1 vez a la semana como un premio.
También se recomienda incluir calcio al agua con piedrecitas como las que tienen forma de tortuga o poniendo un hueso de sepia para pájaros en el agua.


Alojamiento
Lo adecuado es un acuaterrario, es decir,  que tenga una superficie en seco para poder moverse  y otra con un estanque para que puedan nadar.  Como son muy activas necesitan que la parte acuática sea lo suficientemente grande para que puedan nadar, y la parte seca para poder descansar y tomar el sol. Por eso, necesitarán una lámpara solar especial para reptiles 5.0 (o lámpara ultravioleta) para que puedan mantenerse calentitos  y secos fuera del agua. Esto es muy importante para la producción de vitamina D3 del cuerpo necesaria para que la tortuga pueda aprovechar el calcio de la comida
La temperatura adecuada que deben mantener durante todo el año es de 26/27 grados que se conseguirá con un termocalentador. De esta forma las tortugas acuáticas se mantendrán activas todo el año. 



Atención!
Estos reptiles suelen medir de 25 cm en adelante.
Además se recomienda encarecidamente no soltarlos en los ríos ya que se trata de una especie invasora que desplazan las especies autóctonas. Por eso su venta está prohibida a partir del mes de Mayo. En caso de no querer seguir con estas tortugas en casa, deberán entregarse a centros especializados.